lunes, 8 de febrero de 2010

Equisssssdeeee.

Eres rara, y eso me hace sentir raro.
En lugar de que nos identifiquemos como raros, nos distanciamos uno del otro. Quizá por temor a descubrir que tan raros somos. No siempre fue así, pero el presente esta marcado por esa indiferencia, esa que nos consume poco a poco hasta terminarnos.


Ambos sabemos que la culpa la compartimos los dos por igual, nos falto tiempo y nos sobraron demasiadas cosas que no necesitabamos, cosas que no supimos aprovechar y no se que mas.
Pero no siempre fue así, por que hace no mucho disfrutábamos de lo que ahora parece tonto e innecesario, lo que nos gustaba hacer es lo que ahora nos causa dolor.


No supimos como seguir, pues no queríamos ni siquiera intentarlo. Ahora cuando te veo solo veo una sombra que estuvo llena de luz, ya no mas, nunca mas volverá a ser así y lo sabemos.
Todo esto me llevó a recordar el dia que te conoci, nuestra primera cita, cuando me impactaron tus pensamientos, tu manera de reir y el dulce aroma de tu cuerpo que me dejaba sin palabras.


Nadie habia entrado tan profuno en mi en tan poco tiempo como lo hiciste tu, en un dia pasaste de ser aquella lejana silueta a ser la única persona que me quitaba el aliento al pasar. Pero no siempre fue asi, hubo un tiempo en el que me sentia incompleto, cuando solo podia pensar en encontar algo que complementara mi vida. Ese algo fuiste tu, y el saber que de la noche a la mañana ya no te sentire mas me causa un gran dolor pero tambien un gran alivio.


Pero no siempre fue asi, por que tambien hubo momentos en los que te amé.


... you had my heart, at least for the most part.

No hay comentarios: