domingo, 13 de febrero de 2011

...solo veia su reflejo, entre plastas de mugre, saliva y otros liquidos, ahi estaba. Inmovil, viendo justo hacia enfrente a ese rostro que le parecia desconocido levanto un brazo, puso la palma de su mano sobre aquel rostro y trato de sentirlo. Con movimientos suaves recorria de lado a lado el espejo, como buscando algo.

Carlos quito su mano del espejo, la dirigio hacia su cara, la poso en su mejilla. Su actitud no cambio en absoluto, eso que el buscaba tampoco se encontraba ahi. Esta en su casa, lo sabemos solo porqe se pasea en calzoncillos pues este lugar parece mas una pocilga, ropa vieja tirada por doquier, basura apilada en cada rincon, al colchon le sobresalen los resortes y junto a este una mesita de noche. No pareciera que se dirijiese a un lugar como este, es decir, al verlo pasar por la calle cualquier persona pensaria que es un hombre exitoso, con dinero y una familia. Sin embargo nadie se atreve a mirarlo, y por lo visto, ni siquiera el se atreve (o no quiere).

En esa habitacion no hay forma de contar el tiempo, las ventanas estas recubiertas y Carlos, nunca ha usado un reloj. Camina hacia la cama, se sienta a la orilla de esta y sonrie. Es feliz, asi lo parece, pero ya no ha engañado antes, ¿en verdad puede ser feliz viviendo asi?.

Carlos se recuesta y coloca sus manos detras de la cabeza, mira hacia el techo y despues de un rato se queda dormido. Al despertar, ve algo escrito en el techo, parece pintura en aerosol. Extrañado se levanta de la cama, eso no estaba ahi cuando se acosto a dormir. Se para debajo de donde esta pintado aquello y lo observa fijamente, parece no reaccionar de ninguna forma en especial. Alguien se a equivocado de persona.. de nuevo.

No hay comentarios: