sábado, 21 de junio de 2014

Lo que ya no hay deja lugar para algo más.

Pues he vuelto. Sin la esperanza o  ilusión de que alguien se acuerde de este blog y mucho menos de que alguien lo lea (curiosamente he visto que tiene visitas esporádicas, gente que no debe saber como llegó aquí supongo).
   
      La última entrada la escribí el 27 de noviembre de 2011. Hace casi tres años. En este tiempo he cambiado mucho, así que no esperes ver algo parecido a lo que escribía en ese entonces.
      Párrafos llenos de... ¿cómo se dice?         ah si, tristeza. Además de algunos "cuentos" -si es que se le pueden llamar así-   con un sin fin de hilos sueltos y sin un orden aparente.
 

      Con el teclado en los dedos han venido a mí recuerdos de cómo fue que empezó este blog, escribía en el a diario, a veces incluso escribía dos o hasta tres entradas en un solo día. En ese entonces estaba al pendiente de las visitas que obtenía y al ver que eran pocas -por no decir nulas-  me sentía mal.
Entonces borré muchas de esas entradas y comencé a escribir solo cuando lo sentía necesario, cuando estaba "inspirado" -que yo lo llamaría deprimido, pero se ve mas nice dicho así-

     Mis deseos de escribir hoy no se alejan mucho de aquellos de hace poco mas de dos años. No estoy deprimido, pero tampoco me siento al cien. Es una de aquellas veces en las que quieres decir mucho y no tienes a quien decírselo (no tengo muchos amigos y siendo las 2:42 am ninguno de ellos está disponible) así que al ir a orinar hace un momento pensé: "debería escribir un diario" y entonces recordé ¡tengo un blog! y así llegué de nuevo aquí.
      A partir de hoy y mientras tenga ganas de hacerlo, les hablaré sobre mí, lo que hago y he hecho, lo que me hace sentir bien en mi día a día y lo que no. Así que hoy escribiré una entrada adicional para tratar de presentarme, no cambiare nada en el diseño del blog (fondo, foto de perfil, nombre, etc) pues soy un holgazán.

No hay comentarios: